Saltar al contenido

DISTANCIA FOCAL de objetivos y lentes

Explicación distancia focal

La distancia focal, generalmente representada en milímetros (mm), es la descripción básica de un lente fotográfico.

No es una medida de la distancia real de un lente, sino que es un cálculo de la distancia óptica desde el punto en donde los rayos convergen hasta formar una imagen nítida de un objeto para el sensor digital de la película de 35 mm en el plano focal de la cámara.

La distancia focal indica el ángulo de visión, es decir, cuánto se capturará de la escena, y el aumento, qué tan grandes serán los elementos individuales.

Mientras más larga sea la distancia focal, más estrecho será el ángulo de visión y mayor será el aumento.

Mientras más corta sea la distancia focal, más ancho será el ángulo de visión y menor será el aumento.

Relacion entre distancia focal y angulo
Ejemplos de distancias focales

Zoom o Distancia focal fija

Existen dos tipos de lentes: de distancia focal fija y de zoom.

Los lentes de distancia focal fija

Tienen una distancia focal fija y su principal ventaja es que tienden a ser más compactos y livianos, además suelen tener una apertura máxima más grande (f/1.4 a f/2.8).

{Recuerda que puedes revisar en artículo donde se explican los términos básicos de cámaras}

Esta es una ventaja cuando el disparo se realiza en situaciones con poca luz y ayudará a que las fotos no salgan borrosas o movidas por aumentar el tiempo de exposición.

Fotografiar utilizando los lentes de distancia focal fija con aperturas grandes también significa que puedes obtener poca profundidad de campo lo que es útil para retratos en donde busca obtener un fondo más suave o borroso (también conocido como Bokeh).

Ejemplo de foto con lente fijo
Retrato con Bokeh

Los lentes de distancia focal variable.

La ventaja del lente de zoom es su versatilidad.

Son ideales cuando cuando se quiere un lente para varias situaciones. Fotografiando una variedad de objetos como paisajes y retratos.

Utilizar un lente de zoom también reduce la cantidad de veces que se necesita cambiar el lente, lo que ahorra tiempo y limita la posibilidad de que se acumule basura en el compartimiento del espejo o en el sensor de la cámara.